Un jugador alemán pierde su bota, se la tira a un rival y le da donde más duele