Un jugador serbio coge una bandera de Albania de un ‘dron’ y se lía una batalla campal