Un jeque catarí niega el saludo a las árbitras del Mundial de Clubes y su gesto da la vuelta al mundo