La investigación por la muerte de Maradona se centra en su médico: se le imputa un posible delito de negligencia y homicidio culposo