La vergonzosa invasión de campo guineana que detuvo la semifinal de la Copa de África