Una inundación destroza el estadio y la ciudad deportiva del Montpellier