El lado oscuro del fútbol: 'roba' la camiseta de un jugador a un niño de once años