Forsberg abre la lata desde el punto de penalti ante Grecia y pone a España en problemas (1-0)