Así fue el exhaustivo cacheo a los albaneses al salir del vestuario: ¡Hasta las botas!