El estadio del Zenit, con el fondo en llamas