Del miedo de los rumanos, al brutal pelotazo: el peligro de Alemania a balón parado