La jugada de pizarra de Alemania que termina en el limbo por su falta de puntería ante Rumanía