El autogol más ridículo del año se ha producido en la segunda división italiana