Un árbitro recoge una zapatilla lanzada al terreno de juego...¡y la huele!