¡El árbitro Howard Webb roba un balón, lo pasa y le hacen una falta por detrás!