Víctor Valdés, de ser un número uno al olvido de la grada