Mitrovic, el serbio que destrozó su vestuario, baja la bandera y desciende equipos