La afición del Chelsea ovacionó a Gerrard en su último partido en Stamford Bridge