El talonario del Jeque hace poderoso al PSG