El Oporto le devuelve la sonrisa a Iker