Neymar, feliz y aclimatado