Neymar, en la cresta de la polémica