Mourinho está en plena guerra con la Premier y da plantón a la prensa