Messi y Cristiano llevan carreras paralelas