Mascherano se empleó con dureza para frenar a su compañero Neymar