El Liverpool venció al West Ham y depende de sí mismo para ser campeón