Kankava, del Dnipro, le salvó la vida a Gusev, al evitar que se ahogara con su lengua