Kaká recupera el caché con “la canarinha”