El Hapoel-Maccabi, suspendido por una batalla campal entre aficionados y jugadores