Guardiola pasa del odio al amor: de la bronca al línea al abrazo al cuarto árbitro