Griezmann salvó a Francia de la derrota en un partido gris de Karim Benzema