Gerrard despedido como un héroe en Anfield