Drogba, “el nuevo caramelo” de Europa