CR7: héroe en Portugal, villano en Suecia