Ni Costa de Marfil ataca ni Camerún presiona: el partido de la vergüenza africana