La maratoniana tanda de penaltis que coronó a Costa de Marfil como campeón africano