La final de la Copa de Italia, enturbiada por graves enfrentamientos entre los hincas