Chile perdonó a Vidal, que contribuyó con su juego a la goleada, ante Bolivia