CSKA-Plzen, el partido de los fallos