Ribery y Roben, los puñales del Bayern