Haaland, ante su gran desafío: demostrar que es un crack mundial, o diluirse como otras promesas

Erling Haaland, en su debut con el Manchester City