La suerte de los penaltis cae del lado del Barcelona en las semifinales ante el Atlético