Silvano, tras los pasos de Salomón