Sergi, bicicleta y misil a la escuadra