Moriba recorta en la frontal y lanza un misil que fuerza los penaltis