David Cuenca caza un rechace y no perdona en el área pequeña ante el Barça