Arana también sabe ajustar al palo