El fotógrafo del año: ¡se mete con el trípode en el campo para coger un penalti!