Guardiola se va con la Copa del Rey bajo el brazo