La filosofía Simeone: hacer que 11 jugadores actúen como un solo hombre